Un territorio reconocido

El Valle del Loira, con sus 280 km de largo y sus 800 km2, de Sully-sur-Loire (Loiret) a Chalonnes-sur-Loire (Anjou), desde el 2000 es el sitio más extenso de Francia jamás inscrito en el patrimonio mundial de la UNESCO, en el registro de los paisajes culturales vivos.

 

Patrimonio mundial de la UNESCO: un valor universal excepcional

 

Esta inscripción ha reconocido al Valle del Loira un valor universal excepcional, lo que le permite aparecer en la prestigiosa lista de los 878 sitios culturales y naturales ya inscritos en la lista del patrimonio mundial, junto a la estatua de la Libertad de Nueva York, la gran muralla de China o, entre los otros muchos, el templo de Abou Simbel en Egipto.

Punto culminante de arte e historia, el Valle del Loira es una demostración ejemplar de como el hombre, siglo a siglo, ha sabido hacerse un hueco por las orillas del río utilizándolo, modelándolo, preservándose de sus excesos. El paisaje del Valle del Loira, y entre todos sus monumentos culturales, ilustra los ideales del Renacimiento y del Siglo de las Luces sobre la filosofía y la creación en la entonces Europa occidental. La calidad de su patrimonio arquitectónico también es notable, por sus ciudades históricas como Blois, Chinon, Orleáns, Saumur, Tours, Nantes o Angers, u por sus sitios patrimoniales de renombre mundial como los castillos de Chambord o Chenonceau, el castillo real de Amboise, los jardines del castillo de Villandry, el castillo del Clos Lucé o la abadía real de Fontevraud...

Saber más sobre el Valle del Loira>>