©JS Evrard Agence Régionale Pays de la Loire

Dos días en bici por el Valle del Loira

 

El itinerario el Loira en Bicicleta recorre el Valle del Loira a lo largo de 800 kilómetros. ¿Te apetece combinar un circuito en bici en medio de la naturaleza y visitas a los castillos? Estos son dos itinerarios de dos días en bicicleta para descubrir el Valle del Loira de un modo distinto.

Dos días en bicicleta, de Sully-sur-Loire a Blois

Tu itinerario verde comienza en el Castillo de Sully-sur-Loire. Para llegar hasta allí, tienes dos soluciones. En coche (con o sin tu bici), que dejarás en el castillo. O bien, elige el tren: con salida desde la estación de París-Bercy, llegarás a la de Gien para luego tomar un taxi que te llevará a Sully-sur-Loire (Tél : 02.38.67.04.52. ou 06.81.80.62.71- mail taxisdenhautsandra@orange.fr).

Si no has traído tu propia bicicleta, es el momento de alquilar una para empezar el recorrido.

Debes saber que durante la época de verano (de mediados de junio a finales de septiembre), puedes viajar en autobús con tu bicicleta entre Gien y Orleáns, tomando la línea 3 de la red Ulys. 

>> Para tener más información sobre los días y los horarios.

Día 1

Por la mañana: Castillo de Sully-sur-Loire y Abadía de Saint-Benoît-sur-Loire

El Castillo de Sully-sur-Loire, de aspecto medieval, parece flotar sobre la superficie del agua. Sus fosos, todavía con agua, impresionan, al igual que su colosal torreón. En el interior, déjate sorprender por la belleza de la majestuosa sala de honor (300 m2 y 7 metros de altura), la reconstitución de la habitación del rey o el admirable techado gótico en la sala superior del Torreón.
A continuación, siguiendo el itinerario del Loira en Bicicleta, pedalea 1 hora hasta alcanzar Saint-Benoît-sur-Loire (9 km). Construida hacia 630, la Abadía de Saint-Benoît-sur-Loire, también conocida como la “abadía de Fleury”, merece la visita. 

A mediodía: comida en Saint-Benoît-sur-Loire

A mediodía, realiza un alto para comer en el restaurante del restaurant du  « Grand Saint-Benoît », que ofrece una mezcla de cocina tradicional e inventiva.

Por la tarde: de Saint-Benoît-sur-Loire a Jargeau

Tras la comida, 2 horas en bicicleta (22 km) te conducirán hasta Jargeau, siempre siguiendo el itinerario del Loira en Bicicleta.
No dejes de pararte en el oratorio carolingio de Germigny-des-Prés, que es la iglesia más antigua de Francia. 
Tras la carretera, el río. Así, en tu ruta hacia Jargeau, realiza un alto en Sigloy. Con la compañía les Passeurs de Loire, podrás dar un paseo de 1h30 a bordo de un barco tradicional del Loira. Tras lo cual, continuarás hasta Jargeau, donde terminará tu jornada.

Cena y noche en Jargeau

Dos direcciones para pasar la noche. El hotel-restaurante « Le Cheval Blanc » para una noche “clásica” o « l’Etape Gergolienne », para una noche en casa rural, en casa de huéspedes o a bordo de una “toue cabanée” (barco tradicional del Loira).

Día 2

Por la mañana: Orleáns a través del Loira en Bicicleta

Retoma tu itinerario por el Loira en Bicicleta y llegarás a Orleáns en 2 horas (20 km). En la estación de Orleáns, también con tu bici, toma un tren que te llevará hasta Blois en 1 h.

A mediodía: comida en Blois

A  Las orillas del Loira te encantarán. Para comer, te proponemos tres restaurantes: el « Côté Loire », en una preciosa casita del siglo XVI antaño frecuentada por Madame de Sévigné, el « Rendez-vous des Pêcheurs » del chef Christophe Cosme –una estrella Michelin- o « L’embarcadère », con su terraza que domina el río.

Por la tarde: Castillo de Blois

Desde la cima de su promontorio rocoso, el Castillo de Blois vela sobre el Loira y la localidad, que fue ciudad real en el siglo XVI. Ya desde el exterior, el castillo resulta fascinante, con la majestuosa fachada del ala Francisco I o el hermoso patio, que alberga una escalera monumental. En el interior, las habitaciones son magníficas, a imagen de los apartamentos reales.
A continuación, parte a descubrir las orillas del Loira y el centro histórico de Blois. La ciudad alberga diversos tesoros arquitectónicos, como la iglesia de Saint-Nicolas (arquitectura de estilo románico y gótico) o la catedral de Saint-Louis, de estilo gótico, con su alta torre renacentista. .

Dos días en bicicleta, de Nantes a Angers

Día 1

Por la mañana: Visita al Castillo de Nantes y paseo

Llega a Nantes en 2h10 en TGV –tren de alta velocidad- (o 3h45 desde París por carretera), donde te espera el célebre Castillo de los Duques de Bretaña. Último castillo antes del océano, está situado en pleno centro de la ciudad. Su patio, sus murallas, sus fosos y jardines tienen un gran interés. Sin olvidar el Museo de Historia Natural de Nantes situado en el recinto. Tras la visita, parte a descubrir la ciudad de Nantes.
Esto es lo que puede ofrecerte esta ciudad cosmopolita: un paseo por el barrio peatonal de Bouffay, la visita a la catedral de Saint-Pierre-et-Saint-Paul, ir de compras al pasaje Pommeraye, espectáculos en el Lieu Unique (LU) ... Sin olvidar la isla de Nantes y sus sorprendentes máquinas .

A mediodía: comida en Nantes

Para comer en Nantes, confía en los restaurantes seleccionados por « Tables de Nantes ». Te chuparás los dedos.

Por la tarde: Saint-Julien-de-Concelles

Tras la comida, llega la hora de alquilar una bicicleta. Clásica o eléctrica, en Nantes las encontrarás en Détours de Loire o en Vert-Event. Una buena noticia: podrás devolverla en Angers, al finalizar tu viaje. 
La salida es inminente: tienes una cita en Saint-Julien-de-Concelles. A lo largo de estos 17 km a lo largo del río Divatte, remonta el Loira y disfruta de los paisajes hortícolas.

Cena y noche en Saint-Julien-de-Concelles

¡Tras el esfuerzo, el descanso! En el restaurante Clémence, cenarás disfrutando de unas vistas sobre el Loira. En un marco contemporáneo con toques tradicionales, saborearás una cocina gastronómica elaborada a base de productos frescos y locales.
Para una noche atípica, embárcate a continuación en una “toue cabanée”, en « L’erre Sauvage » déjate mecer por esta embarcación típica .

Día 2

Por la mañana: bicicleta hasta Ancenis y tren hasta Angers

Tras un buen desayuno servido a bordo de tu embarcación, parte hacia Ancenis, a 1h25 en bicicleta desde Saint-Julien-de-Concelles (25 km).

Acompañado de tu bici en el tren regional TER, llegarás a Angers, en 30 unos minutos.

A mediodía: comida en Angers

Algo diferente, la « Villa Toussaint » es un establecimiento cuya carta juega con los sabores del mundo (en especial asiáticos).

Por la tarde: Castillo de Angers

La fortaleza de Angers con sus 17 torres domina el río Maine. Las murallas bicolores sorprenden, al igual que el castillo y sus encantadores jardines. En su interior se encuentra el “Tapiz del Apocalipsis”, el mayor tapiz medieval del mundo con 106 metros de largo, que representa el último libro de la Biblia por San Juan. Un verdadero tesoro medieval muy bien conservado.
Tras la visita, un paseo en bicicleta por las calles de Angers, Ciudad de Arte y de Historia donde la “dulzura angevina” de la que habló el poeta Du Bellay no es un mito. Descubre sus monumentos más destacados: la catedral de Saint-Maurice, la colegiata de Saint-Martin, el jardín del Mail, la galería David d’Angers...

Final del día: devolución de las bicicletas de alquiler

En Angers termina tu aventura: debes devolver tu bicicleta en Détours de Loire o Vert-Event. Para regresar a París, calcula 2h40 de carretera (300 km) o 1h30 en TGV (tren de alta velocidad).