Francisco I, 1515-2015

2015: un año festivo en la época del Renacimiento

Francisco I contribuyó al apogeo del Renacimiento en su reino y en toda Europa. Cinco siglos después de su acceso al trono, 2015 estará marcado por una temporada cultural excepcional en el Valle del Loira. Las diferentes facetas de este rey emblemático estarán representadas, al igual que los momentos destacados de su reinado. Este aniversario ofrecerá la oportunidad de volver a sumergirse en el universo del siglo XVI y recordarnos que algunos cambios de la época siguen influyendo hoy en determinados estilos de vida.

Visitas teatralizadas, conciertos, espectáculos históricos, exposiciones, etc., llenarán una temporada cultural excepcional y permitirán destacar uno de los criterios de la inclusión del Valle del Loira en el Patrimonio Mundial por la UNESCO: importante lugar del arte y de la historia, el paisaje del Valle del Loira, y especialmente sus numerosos monumentos culturales, ilustra los ideales del Renacimiento y del Siglo de las Luces en el pensamiento y la creación en Europa Occidental.

El Renacimiento en el Valle del Loira

El comienzo del reinado de Francisco I fue un periodo dinámico, en el que el joven rey -20 años por entonces-, que repartía su tiempo entre las guerras de prestigio, la construcción de unos castillos espléndidos, pero también las partidas de caza y los bailes de disfraces, logró hacerse un lugar entre los poderosos soberanos de Europa. La corte se había instalado en el Valle del Loira desde hacía un siglo. Francisco I, que ponía de manifiesto el gusto de la monarquía por la arquitectura del Renacimiento italiano, introdujo un nuevo estilo denominado “primer Renacimiento”. Sus construcciones audaces -Chambord, Blois- combinaban el estilo gótico flamígero con los elementos procedentes de Italia. Sus consejeros y financieros, deseosos de afirmar su nueva condición o de halagar al rey, pasaron a ser los comanditarios de los mayores castillos: Azay-le-Rideau, Villandry…

Las diferentes “caras” de Francisco I

Un rey guerrero, un rey caballero, un soberano europeo

Si bien la victoria de Marignan marcó su primer año de reinado, no sólo hubo victorias. A comienzos del siglo XVI, Enrique VIII, Carlos V y Francisco I, tres jóvenes soberanos, se enfrentaron para determinar el destino de Europa.

Un rey constructor

Chambord, Blois, Azay-le-Rideau, Amboise, Villandry… Son muchos los castillos del Loira que surgieron durante este reinado o estuvieron profundamente marcados por este periodo. Estas joyas del Valle del Loira, fruto de la voluntad del rey o construidas por la corte y el entorno del soberano, son los testimonios del Renacimiento francés. Los jardines se ampliaron y se convirtieron en un elemento indispensable del castillo. El agua, antaño un elemento de sistema defensivo, pasó a tener un carácter decorativo, bajo forma salvaje o bien domesticada y dirigida en canales, como en Chambord.

Un rey mecenas,

Apasionado por el arte, el mecenazgo era para Francisco I un estilo de vida y su corte un verdadero foco artístico. Al igual que los grandes mecenas de Italia, encargaba copias de obras de la Antigüedad, de artistas franceses o extranjeros. Su colección estaba compuesta por pinturas pero también por tapicerías, esculturas, orfebrería… Sus consejeros artísticos eran italianos. Leonardo da Vinci, el más célebre de todos ellos, honraba la corte con su presencia. El rey lo alojó cerca de Amboise, en el Manoir de Cloux, en la actualidad el Castillo del Clos-Lucé, donde vivió desde 1516 hasta su muerte, en 1519. Leonardo, que ostentaba por aquel entonces el título de “Primer Pintor, arquitecto y mecánico del Rey”, creó unos proyectos arquitectónicos grandiosos así como las decoraciones para las suntuosas fiestas organizadas por el soberano.

Un rey administrador

Francisco I estableció una gestión moderna del Estado y anunció grandes transformaciones institucionales. Era un monarca absoluto y sus oficiales eran los antepasados de los ministros. A él se debe la creación del Tesoro de Ahorro, del Colegio de Lectores del Rey (precedente del Colegio de Francia), se encargaba de nombrar a los obispos franceses, introdujo el depósito legal en Francia y estableció el francés como lengua oficial del reino. Los inicios de su reinado entre 1515 y 1527 fueron uno de los periodos destacados de la historia del Valle del Loira.